viernes, 13 de enero de 2012

Última


"Se asomó desde su escondite, con precaución; poniendo toda la atención posible a sus sentidos y procesando cuanta información le llegaba. Era un acto rutinario, instintivo; como todo su comportamiento. Cuando interpretó que no había ningún peligro cercano salió por fin al exterior.

Subió rápidamente por un montículo de arena hasta llegar a lo más alto, donde pudo al fin notar la presencia del Sol. Eran pocos los rayos que conseguían colarse entre aquella capa eterna de partículas en suspensión, pero a ella no le importaba. Siempre se había sentido más cómoda moviéndose entre la oscuridad. Y más aún para buscar comida, ahora que escaseaba.


Ya no se acordaba de cómo era el mundo de antes. Incluso se había olvidado de aquella terrible sacudida que hizo crujir la tierra y arder el aire, arrasando todo y a todos a su paso. Ella sólo era capaz de vivir el día a día, que ya era bastante teniendo en cuenta lo difícil que era sobrevivir.

Sobrevivir... Se detuvo de nuevo y volvió a asegurarse de que todo iba a bien. Que estaba a salvo. Y comprobó que a su alrededor todo seguía igual. Que no había nadie...

Nada...

Entró en el bajo de uno de los pocos edificios que seguían en pie. Un local que en su día se llenaba de café y pastas. De partidas de cartas, conversaciones agradables y risas sinceras. Pero nada de eso quedaba ya; todo se había ido. Y todo le era ahora ajeno a ella, salvo la necesidad de comer. Dejó atrás mesas polvorientas y cristales rotos hasta llegar a la parte trasera del establecimiento, donde hacía un tiempo había encontrado alimento en abundancia y a donde había regresado cada día.

Y allí comió y comió hasta que se sació. Quién sabe si por última vez, pero siempre en soledad. Sin saber nada de lo que había ocurrido aquel día. Sin saber que el azar había convertido una de las leyendas urbanas más comentadas en realidad. Sin saber, esa pequeña cucaracha, que probablemente era la última criatura animal viva sobre el planeta...".

···


¡Qué mejor forma de inaugurar el año 2012, tan famoso por lo del calendario maya, que con un relato post-apocalíptico!

Feliz año nuevo a todo el mundo, y que las palabras nos sigan acompañando...

7 comentarios :

  1. ... sí... todo fin es un nuevo comienzo...
    Yo creo que 2012, y más bien su solsticio de invierno, más que apocalipsis, traerá consigo cambios importantes...
    Menos mal que no te he aburrido con mis peripecias arqueoAstronómicas... ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente me gusta mucho esa idea; ver los finales como nuevos principios, y los todos como un círculo eterno.

      ¡Y bien sabes que tus "peripecias arqueoAstronómicas" nunca aburren!

      ¡Gracias por pasar y comentar, un beso!

      Eliminar
  2. Cierto, el año en que se acaba el mundo, pero es que eso lo han dicho tantas veces. Coincido con María, seguramente lo que traiga este año sean mucho cambios.
    Como siempre, un gran texto; aunque si te soy sincera, me pide más, me dejas con la intriga del final!
    Besos
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ¡cuántas veces se habría acabado ya el mundo, si tuvieran razón! En verdad creo que el mundo terminará justo el día en que nadie crea que pueda pasar algo malo.

      ¡Me alegro mucho de que te guste! No había pensado en darle una continuación, ni contar la historia de la pobre superviviente... pero todo se verá.

      Gracias por la visita y detenerte a teclear, ¡un beso!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Álvaro, estoy en la fase de irme "iniciando" y descubriendo el mundo de los Bloggs, y creo que son como pequeños cuencos de barro moldeados a mano a las orillas del Ganges... pequeños mundos regularmente irregulares, siempre parecidos y siempre distintos, paredes de barro fresco marcados por las huellas y las esencias del moldeador, y que se van colmando con la refrescante y nutritiva lectura, agua cristalina que se vierte y se impregna de las esencias y alma de cada cuenco.
    Esta entrada y relato tuyo que comento no sólo me gusta, sino que con tu permiso la comparto e incluyo en mi incipiente proyecto de ´cuenco´titulado (hasta el momento) Good Mourning S_Pain!. Espero a partir de marzo poder seguir modelando mi barro...
    Buen relato, gracias.
    Carlos B. (Karlox)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa e interesante reflexión la que haces...
      Muchas gracias, Karlox, y un honor aparecer en tu blog.

      ¡Mucha suerte y ánimo con él! :)

      Eliminar