Ir al contenido principal

Borrón y estampa nueva (II) : Baaaalleno




Patalea cansado, intentando mantenerse a flote mientras aparta de su camino una palabra demasiado larga y técnica como para entenderla. El Dinoacetil CoA prosigue su extraño viaje, dubitativo; sin encontrar razón alguna que explique su presencia allí. En aquel sitio tan lleno de letras y tan vacío de todo lo demás. Nadando en nada.

Oye un ruido y se detiene, sujetándose a una esdrújula cercana. Es como un rumor lejano y lastimoso. Sí, alguien se acerca. Y la bestia sonríe, esperanzado de poder dar respuesta a sus preguntas.
El sonido es cada vez más nítido, y con esfuerzo logra escuchar parte de lo que dice:

—Vaaaa...

"¿Qué?".

 —Vaaaa...

"¿Cómo que "vaaaa"? ¿Qué puñetas significa eso?".

—¡Vaaaamos que nos vaaaamos! —resuena de repente, a la vez que un enorme ser emerge de las profundidades para proseguir su camino a gran velocidad. El Dinoacetil CoA, superando el susto inicial, le persigue como puede. Quizás sea su única esperanza.
—Disculpe, ¡disculpe! ¿Podría decirme dónde estoy?
—Estáaaas en el espaaaacio que ocuuuupas, ni máaaas ni meeeenos.
—Eso ya lo sé, pero... ¿Qué lugar es éste?
—¿Y quéeee impoooorta eeeeso, si de toooodas foooormas estáaaas aquíiii?

Se detiene, incrédulo, viendo cómo se aleja la criatura.

—¿Y tú a dónde vas? —le grita finalmente.
—Eeeeso tampooooco impoooorta, amiiiigo. La viiiida no se detieeeene, y hay que seguiiir adelaaaante en toooodo momeeeento. Baaaalleno sieeeempre se mueeeeve...

El Dinoacetil CoA queda inmóvil, completamente estupefacto. Nada tiene sentido, ni parece que lo vaya a tener nunca. Su mirada acompaña a Baaaalleno, hasta que ve desaparecer su cola tras unos esquemas. Y entonces, misteriosamente, sonríe.

—Tiene razón: hay que moverse. En marcha.

···

Al final acabará saliendo una historia y todo de estos tachones... Lástima que no recuerde qué había escrito bajo el cuerpo de Baaaalleno...

Hasta la próxima.

Comentarios

  1. Me lo imaginé animado entre tus apuntes... jijiji... Chulo, sí señor... Aunq siempre sabes que tengo observaciones puntuales... ;P

    ResponderEliminar
  2. Yo también me imaginé a la ballena nadando entre tus apuntes, la verdad es que si podría salir una historia chula de aquí, estoy deseando saber si el Dinoacetil llega a alguna parte, si se encontrará con Balleno o si hablará con nuevos personajes, a ver a ver...

    Oye, y entre tanto bicho, pudiste concentrarte y sacar la carrera? jajaja

    Besos!
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Jaja, sí que es gracioso imaginarlo moviéndose entre los apuntes, con su peculiar forma de hablar.
    Habrá más personajes y habrá más aventuras, seguro (entre otras cosas porque tengo fotografiados varios tachones jaja). Pero a ver cómo termina todo esto...

    Y sí, sorprendentemente pude sacar la carrera. En el fondo son criaturas amables que te avisan de que es hora de estudiar y se marchan a tomar algo todos juntos, dejándote tranquilo xD.

    Gracias por los comentarios. Besos,
    Álvaro F.

    ResponderEliminar
  4. Este ser imaginario salido de tu carpeta de papeles debieras patentarlo para cuando las musas se marchan y nos someten al silencio de una inspiración apagada.

    Aprovecho para desearte una feliz Navidad con esta postal en la que puedes escribir tus mejores deseos para el año 2012 :

    http://demispalabrasylasvuestras.blogspot.com/2011/12/mi-felicitacion-navidena-para-todos.html

    Gracias por estar conmigo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. @Laura:
    Muchas gracias por tu paso, tus felicitaciones y tu comentario.

    Para este año 2012 espero que escaseen para ambos esos momentos de inspiración apagada :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me estoy recuperando todavía.

    ¡Me encanta! No sé si ha sido Dinoacetil CoA o el balleno (el conjunto creo), pero es de las mejores cosas que he leído últimamente.

    ¡Te leo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! :D
      Un placer que te haya gustado tanto, y más aún viniendo de ti, ahroa que estoy leyendo lo bien que escribes :D

      ¡Nos leemos! ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Luceros en la oscuridad

Había una vez una sociedad. Imperfecta, porque todo en este universo es imperfecto. Pero bueno, funcionaba. Sus miembros, unas insignicantes criaturas que supieron explotar cierta peculiaridad suya, se dieron cuenta que las cosas se hacían mejor en grupo. Así, resultaba más eficiente cazar un bisonte, construir una choza o confabular en los mentideros. Y de esta forma pues, bueno, tiraron hacia delante. Con sus rencillas, claro. Porque, aunque insignificantes, esas criaturas tenían orgullo. Y no les hacía mucha gracia que alguien estuviese por encima de ellos, que fuese más importante. Ya sabéis, "Planta ese olivo un poco más allá, que le hace sombra a mis geranios", o "Te vamos a cortar la cabeza, querido rey, pero no es nada personal". Lo típico. Minucias que no evitaron que esta sociedad prosperara poco a poco.
Un día, sin embargo, llegó la oscuridad. Y no, no quiero decir que se fundieran los plomos de los rascacielos, o que su sol de repente muriese propiciand…

La peor de las crisis

Y nosotros que nos las prometíamos felices…

Lo escuchabas por todas partes, tanto en tu entorno como en los medios de comunicación. Éramos la generación más preparada, y la que iba a disfrutar de una mayor felicidad. Heredando un mundo cada vez mejor donde los avances tecnológicos y sociales estaban a la orden del día. Y sin embargo aquí estamos. Aceptando que, en general, viviremos peor que nuestros padres, sin saber qué pasará con nuestros hijos.
Aquí estamos, digo, en plena crisis existencial; la peor de las crisis.
Un retroceso global que se puede diseccionar en un montón de pequeñas crisis. Como la obvia, la primera en la que pensamos al oír el término en sí: la económica. El mundo aún intenta recuperarse a duras penas de la Gran Recesión de 2008, y los que sufrimos somos los de siempre. Lejos de aprovechar ese punto de inflexión para aprender de errores y corregir defectos, la riqueza está más polarizada que nunca. Vamos, que los que ya se enriquecían antes lo hace aún más ahora. Y…

Sobre fracasos e ilusiones

Lo que son las cosas.

Escribí este texto hace ya 5 años, en 2014, pero nunca me decidí a publicarlo y quedó en el cajón. He vuelto a leerlo ahora, tras una conversación entre amigos, y me he dado cuenta de que sigue estando vigente pese al paso de los años. Como si lo hubiera escrito hoy, desde cero. 

Hora de darle al botón de publicar, parece.


Todo empieza cuando aún eres un crío.

Sin nada que impida imaginarte flotando en el espacio o en un campo de fútbol de primer nivel. O desenterrando huesos de dinosaurios fabulosos en pleno desierto, como me solía ocurrir. La cuestión es que uno se ilusiona temprano, porque es fácil y se es inocente.
Después de unos años (casi) todos volvemos a la realidad, y nos empezamos a conformar con sueños un poco más modestos. Nunca llegamos a perder la esperanza del todo, claro; pero durante la adolescencia nuestras pretensiones se vuelven algo menores. Pasas el tiempo, por ejemplo, pensando en ese concierto que darás, dando a conocer esa maqueta tan buen…