Ir al contenido principal

Retos a la carta (II): En 20x10 palabras

¿Recordáis a Jorge? Sí, el mismo que me retó en su día a escribir sobre una estantería. Pues ha vuelto a las andadas. Y esta vez no viene solo...

En esta ocasión la prueba consiste en escribir un relato que incluya palabras aportadas por nuestros compañeros del trabajo. Tenía que intentar, por supuesto, que el texto tuviese sentido, sin usar frases forzadas. Es decir, que las palabras se amoldasen al relato, no al revés.

Como me gustó la idea nos pusimos a preguntar y recopilamos 20 términos. Y hay de todo, desde vocablos normales y típicos ("hija" o "coche") hasta una excentricidad que nadie había oído antes: "almadraba" (muchas gracias, Víctor...). El repertorio final, ordenado alfabéticamente, es el siguiente:

almadraba 
armario 
caca 
coche 
cojinete 
comisura 
fresa 
hija 
limón 
martillo
melocotón 
mimosa 
mochila 
patata 
pipeta 
primavera 
probeta 
puta 
rayas 
tejón

Una vez obtenidas todas ellas sólo faltaba limitar la extensión. Por ello, y para hacerlo más emocionante (y simple) determinamos poner un límite de 200 palabras (es decir, una de la lista por cada diez del texto). ¡Y ya está!, reto creado. Sólo faltaba escribir.

Y es ahora cuando os presento, para bien o para mal, el resultado final. No sin antes deciros que estoy abierto a cualquier reto que queráis proponer para esta nueva sección.

En cuanto a éste... Ya me dirán mis compañeros si he superado la prueba...



···


«Empieza por “A”: “pesca de atunes”».
Almadraba... Sara susurró despreocupada la palabra viendo los coches pasar por la Avenida de las Mimosas, adornadas ya desde principios de la primavera con sus flores color limón. Se giró y observó a su padre toser de pie frente al televisor, manchando con restos de fresa su camisa a rayas favorita; aquélla que siempre le hacía parecer un enorme y torpe tejón. —Ya está la listilla... ¿Y por qué no vas tú al programa, hija? Así podrías conseguirnos algo de dinero y dejarte de pribetas y popetas de una puta vez —bramó, recogiendo el martillo del suelo y arrodillándose sobre el cojinete de coser de la abuela, dispuesto a reparar al fin el carcomido armario del salón. —Y dale... Son ”probetas” y “pipetas”, papá —corrigió Sara, limpiándose de la comisura de la boca el jugo del melocotón que estaba comiendo—. Y ya sé que no dan mucho dinero, pero al menos tenemos patatas cocidas y algo de fruta... —¡Oh! Muchas gracias, Ciencia... ¡Por esta caca de banquete! —se burló él. Harta cogió la mochila y se fue con un portazo, sin poder evitar sonreír al escuchar el mueble derrumbarse en el interior.

Comentarios

  1. Interesante y divertido relato. me ha hecho sonreír.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber conseguido eso :D

      ¡Muchas gracias por pasarte! :)

      Eliminar
  2. Pues a mí me ha gustado mucho, creo que ha sido original, y me he reído con el final. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucas gracias Mandarica, también por seguir pasándote. Y por amenizarme con tu blog los viajes en el bus; es mi primera lectura en el móvil cuando hay novedades ;)

      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Buenísimo, habría sido aún más retorcido si las palabras hubiesen aparecido en la historia en orden alfabético :DD
    Me quedo por aquí, entre guiones, comas y puntos suspensivos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda! No había pensando en esa posible "dificultad añadida"; lo tendré en cuenta (al menos para intentarlo) en futuras ocasiones :D

      ¡Bienvenida y muchas gracias por pasarte/quedarte! :)

      Eliminar
  4. Buen relato, y reto superado. Quedé con ganas de seguir leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Son! Me alegra saber que la he superado :D

      Quizás algún día continúe la historia... :)

      Eliminar
  5. Me vi a mi misma en la ultima escena ... Salida dramática
    Reto superado ;)
    Me debes unas cuantas sesiones de terapia Alvaro :) un reto más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja pues a partir de ahora le pondré tu cara a la protagonista :P

      ¡Muchas gracias Nancy! Y a ver si poco a poco te voy dando las terapias para cumplir ese reto ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Luceros en la oscuridad

Había una vez una sociedad. Imperfecta, porque todo en este universo es imperfecto. Pero bueno, funcionaba. Sus miembros, unas insignicantes criaturas que supieron explotar cierta peculiaridad suya, se dieron cuenta que las cosas se hacían mejor en grupo. Así, resultaba más eficiente cazar un bisonte, construir una choza o confabular en los mentideros. Y de esta forma pues, bueno, tiraron hacia delante. Con sus rencillas, claro. Porque, aunque insignificantes, esas criaturas tenían orgullo. Y no les hacía mucha gracia que alguien estuviese por encima de ellos, que fuese más importante. Ya sabéis, "Planta ese olivo un poco más allá, que le hace sombra a mis geranios", o "Te vamos a cortar la cabeza, querido rey, pero no es nada personal". Lo típico. Minucias que no evitaron que esta sociedad prosperara poco a poco.
Un día, sin embargo, llegó la oscuridad. Y no, no quiero decir que se fundieran los plomos de los rascacielos, o que su sol de repente muriese propiciand…

La peor de las crisis

Y nosotros que nos las prometíamos felices…

Lo escuchabas por todas partes, tanto en tu entorno como en los medios de comunicación. Éramos la generación más preparada, y la que iba a disfrutar de una mayor felicidad. Heredando un mundo cada vez mejor donde los avances tecnológicos y sociales estaban a la orden del día. Y sin embargo aquí estamos. Aceptando que, en general, viviremos peor que nuestros padres, sin saber qué pasará con nuestros hijos.
Aquí estamos, digo, en plena crisis existencial; la peor de las crisis.
Un retroceso global que se puede diseccionar en un montón de pequeñas crisis. Como la obvia, la primera en la que pensamos al oír el término en sí: la económica. El mundo aún intenta recuperarse a duras penas de la Gran Recesión de 2008, y los que sufrimos somos los de siempre. Lejos de aprovechar ese punto de inflexión para aprender de errores y corregir defectos, la riqueza está más polarizada que nunca. Vamos, que los que ya se enriquecían antes lo hace aún más ahora. Y…

Sobre fracasos e ilusiones

Lo que son las cosas.

Escribí este texto hace ya 5 años, en 2014, pero nunca me decidí a publicarlo y quedó en el cajón. He vuelto a leerlo ahora, tras una conversación entre amigos, y me he dado cuenta de que sigue estando vigente pese al paso de los años. Como si lo hubiera escrito hoy, desde cero. 

Hora de darle al botón de publicar, parece.


Todo empieza cuando aún eres un crío.

Sin nada que impida imaginarte flotando en el espacio o en un campo de fútbol de primer nivel. O desenterrando huesos de dinosaurios fabulosos en pleno desierto, como me solía ocurrir. La cuestión es que uno se ilusiona temprano, porque es fácil y se es inocente.
Después de unos años (casi) todos volvemos a la realidad, y nos empezamos a conformar con sueños un poco más modestos. Nunca llegamos a perder la esperanza del todo, claro; pero durante la adolescencia nuestras pretensiones se vuelven algo menores. Pasas el tiempo, por ejemplo, pensando en ese concierto que darás, dando a conocer esa maqueta tan buen…