Ir al contenido principal

Sobre fracasos e ilusiones

Lo que son las cosas.

Escribí este texto hace ya 5 años, en 2014, pero nunca me decidí a publicarlo y quedó en el cajón. He vuelto a leerlo ahora, tras una conversación entre amigos, y me he dado cuenta de que sigue estando vigente pese al paso de los años. Como si lo hubiera escrito hoy, desde cero. 

Hora de darle al botón de publicar, parece.



Todo empieza cuando aún eres un crío.

Sin nada que impida imaginarte flotando en el espacio o en un campo de fútbol de primer nivel. O desenterrando huesos de dinosaurios fabulosos en pleno desierto, como me solía ocurrir. La cuestión es que uno se ilusiona temprano, porque es fácil y se es inocente.

Después de unos años (casi) todos volvemos a la realidad, y nos empezamos a conformar con sueños un poco más modestos. Nunca llegamos a perder la esperanza del todo, claro; pero durante la adolescencia nuestras pretensiones se vuelven algo menores. Pasas el tiempo, por ejemplo, pensando en ese concierto que darás, dando a conocer esa maqueta tan buena que has grabado con tus colegas; o en el libro que por fin has publicado y puedes regalar a tus padres. Eso sin hablar, por supuesto, de tu vida sentimental, tu coche o tu piso.
Es verdad, como digo, que es en la adolescencia cuando te llevas el primer fiasco respecto a tus ilusiones iniciales y te ves obligado a reordenar tus sueños. Pero es, a la vez, el momento en el que te sientes con más fuerza que nunca. Te vas a comer el mundo. Estás convencido de que puedes ser tan bueno tocando la batería como cualquier otro, o que tus sagas literarias gustarán tanto que se venderán en todas partes llegándose incluso a rodar alguna que otra película sobre ellas.

Nadie te va a parar.


"Delusions are meant to justify the things you do.
Delusions never qualify as an excuse."

Pariah - dredg


Bueno, ya sabéis todos que eso tampoco es así. Yo mismo soy consciente de que nunca seré el percusionista de un grupo relativamente famoso, dudando incluso de que vuelva a empuñar mis viejas baquetas una vez más. Y es más que evidente que nunca jugaré al fútbol profesional, ni descubriré un dinosaurio al que poner el nombre que yo quiera. Peor aún: poco a poco empiezo a aceptar que jamás terminaré uno de los tantos proyectos literarios que sigo imaginando, ni siquiera llegando a publicar un solitario ejemplar que guardar satisfecho en mi estantería. Muy probablemente nada de esto pase, aunque de seguro lo seguiré intentando. Pero seguramente sea así porque, a fin de cuentas, no valga para ello. Ni valgo ni tengo tiempo ni energía, vaya. Y, realmente, no pasa nada. Quién sabe, quizás haya llegado de nuevo la hora de replantearme mis sueños. He conseguido cumplir otras ilusiones, y éstas me condicionan (inevitable y afortunadamente) el día a día y me impiden perseguir el resto de metas. Y repito, no pasa nada. Lo que de verdad importa, en último término, es darse cuenta de quién es uno. De qué tiene. De qué es.


"Our hopes and expectations.
Black holes and revelations."

 Starlight - Muse


Hay una persona muy especial para mí que siempre me habla de la que quizás sea la palabra clave en todo esto, aunque no lo sepa: "expectativas". Bien es cierto que ella me lo recuerda con temas mundanos (como puede ser un evento deportivo o una serie de televisión), y que el sentido que le da no se refiere exactamente al tema del que hablo hoy. Pero la idea es clara: sin expectativas no hay chasco. Tan sencillo y cierto como eso.
¡Ojo!, no digo que se deba vivir sin ilusiones. Eso es imposible, y contraproducente. La ilusión es el motor de la vida. Sin ambición no hay progreso, ni éxito. Pero hay que aprender a lidiar con esos sueños. Conocerlos, limitarlos y controlarlos. Y saber deshacerse de ellos llegado el momento.


No pudo ser, mis queridas y viejas amigas, pero que nos quiten lo aporreado...


Puede que no consigamos hacer todo lo que nos hemos propuesto, o que no seamos la personas que hubiésemos querido ser. Pero eso no quiere decir que hayamos fracasado, o que no puedan llegar nuevas metas que nos ilusionen y nos hagan avanzar, mejorar y sonreír.

Recuerdos y sueños, eso somos.

Entradas populares de este blog

Luceros en la oscuridad

Había una vez una sociedad. Imperfecta, porque todo en este universo es imperfecto. Pero bueno, funcionaba. Sus miembros, unas insignicantes criaturas que supieron explotar cierta peculiaridad suya, se dieron cuenta que las cosas se hacían mejor en grupo. Así, resultaba más eficiente cazar un bisonte, construir una choza o confabular en los mentideros. Y de esta forma pues, bueno, tiraron hacia delante. Con sus rencillas, claro. Porque, aunque insignificantes, esas criaturas tenían orgullo. Y no les hacía mucha gracia que alguien estuviese por encima de ellos, que fuese más importante. Ya sabéis, "Planta ese olivo un poco más allá, que le hace sombra a mis geranios", o "Te vamos a cortar la cabeza, querido rey, pero no es nada personal". Lo típico. Minucias que no evitaron que esta sociedad prosperara poco a poco.
Un día, sin embargo, llegó la oscuridad. Y no, no quiero decir que se fundieran los plomos de los rascacielos, o que su sol de repente muriese propiciand…

La peor de las crisis

Y nosotros que nos las prometíamos felices…

Lo escuchabas por todas partes, tanto en tu entorno como en los medios de comunicación. Éramos la generación más preparada, y la que iba a disfrutar de una mayor felicidad. Heredando un mundo cada vez mejor donde los avances tecnológicos y sociales estaban a la orden del día. Y sin embargo aquí estamos. Aceptando que, en general, viviremos peor que nuestros padres, sin saber qué pasará con nuestros hijos.
Aquí estamos, digo, en plena crisis existencial; la peor de las crisis.
Un retroceso global que se puede diseccionar en un montón de pequeñas crisis. Como la obvia, la primera en la que pensamos al oír el término en sí: la económica. El mundo aún intenta recuperarse a duras penas de la Gran Recesión de 2008, y los que sufrimos somos los de siempre. Lejos de aprovechar ese punto de inflexión para aprender de errores y corregir defectos, la riqueza está más polarizada que nunca. Vamos, que los que ya se enriquecían antes lo hace aún más ahora. Y…