Ir al contenido principal

Vacaciones Santillana

"—Se nos olvida algo... Estoy segura —sentenció Dolores meneando la cabeza.
—No empecemos, Loli, ¡por favor te lo pido! —rogó su marido encorvado sobre el volante—. ¡Si ni siquiera hemos salido de la ciudad!
—Pero falta algo, ¡seguro! Y me desespera no saber el qué... Déjame repasarlo todo otra vez: persianas cerradas, luces apagadas,...

La escena se repetía un verano más en el pequeño utilitario de los Santillana. Habían salido muy temprano, en un vano intento de evitar el colapso de la autopista. Pero Jacinto sabía que eso era imposible; que a esas horas todo el mundo trataba de salir en dirección a la costa. Como ellos. Cinco horas de asfixiante viaje en aquel diminuto coche lleno de maletas. Y de niños:

—Papá, tengo sed.
—Pues bebe, hijo.
—Pero es que está caliente.
—Pues es lo que hay.
—Pero yo no quiero agua caliente.
—Ni yo aguantarte todo el viaje, Lucas. Así que o lo bebes o te callas o paro el coche y te tiro de cabeza al río más cercano para que te hartes de agua fresca.

Jacinto oyó cómo Lucas, tras unos segundos de duda, abría la botella y le daba un buen trago. A su lado Dolores seguía repasando.

—..., puerta cerrada con llave, las tres maletas en el maletero,...
—Loli, cariño, ¡relájate! Todo está en orden, ¡nos vamos de vacaciones!
—¡Claro mamá! Ahora por lo menos nos reñirás estando en la playa —bromeó Lucía, la mayor.
—Ya, ya... Espero que no me deis ningún susto en el agua, o que a Rosi no le dé por desaparecer bajo la arena, ¿eh, Rosi? —rió a su vez la madre preguntando a la más pequeña, pero al no recibir respuesta alguna se sobresaltó—. ¿Rosa? ¡Ay Jacinto, ya está, que nos hemos dejado a Rosa en casa!
—Chsst, ¡mamá! ¡No des voces! Se quedó dormida en cuanto arrancó el motor.

A Jacinto cada vez le temblaba más el pie sobre el pedal del embrague. Se suponía que era el día en el que empezaba la tranquilidad y decía adiós al estrés. Pero la playa estaba todavía demasiado lejos...

—Papá...
—¿Qué, Lucas...?
—Tengo pis.
—¡Será posible! ¡¿Y tú ahora por qué lloras, Loli?!
—¡¡Porque no recuerdo qué he olvidado este año!! —estalló Dolores, enrabietada.

Las vacaciones de los Santillana empezaban por todo lo alto.".


···

Un pequeño e inocente relato justo antes de irme de vacaciones. Quince días en los que espero leer bastante, escribir mucho y desconectar totalmente de la rutina diaria.

Y en verdad quiero aprovechar estas dos semanas para tener al fin el tiempo necesario para pensar y dar formar a varios proyectos que tengo pendientes. Entre ellos dar un verdadero arreón al mundo de Cohntinua (escribiendo el Segundo Capítulo y continuando con el diseño de personajes y criaturas), ideas para este blog (una rima, dos nuevos relatos, las aventuras de Dinoacetil CoA,...) y otros proyectos más ambiciosos que no tienen forma de blog.

Pero como siempre, del dicho al hecho hay mucho trecho, así que ya os contaré a mi vuelta.

Portaos bien y disfrutad todo lo que podáis estos días.

Hasta la próxima.

Comentarios

  1. Muchas metas para un corto período en el que se supone deberías liberar la mente... no deberíamos prometer lo que no podemos cumplir, y peor aún lo que sabemos que no cumpliremos...

    Y de tu relato, más que criticar los viajes y los atascos de autopista, yo aprovecharía una vez más para decir que no es fácil convivir, ni con aquellos a quien más quieres... pero quién dice que lo difícil no nos hace felices...

    Y aprovecho para criticar en tu prosa una vez más la aparición de estereotipos... una pena en alguien que considero tan poco enmarcado en cuadro alguno... ;P

    ResponderEliminar
  2. Lo que no entiendo es por qué os váis de luna de miel sin haberos casado antes, o es que ya os habéis casado y no me invitasteis a la boda? Xddd! Ahora en serio, pásatelo muy bien, y vuelve con las pilas recargadas, que ya hace tiempo que tengo ganas de saber más sobre Baaaalleeeenooooo jejeje. Biquiños!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Luceros en la oscuridad

Había una vez una sociedad. Imperfecta, porque todo en este universo es imperfecto. Pero bueno, funcionaba. Sus miembros, unas insignicantes criaturas que supieron explotar cierta peculiaridad suya, se dieron cuenta que las cosas se hacían mejor en grupo. Así, resultaba más eficiente cazar un bisonte, construir una choza o confabular en los mentideros. Y de esta forma pues, bueno, tiraron hacia delante. Con sus rencillas, claro. Porque, aunque insignificantes, esas criaturas tenían orgullo. Y no les hacía mucha gracia que alguien estuviese por encima de ellos, que fuese más importante. Ya sabéis, "Planta ese olivo un poco más allá, que le hace sombra a mis geranios", o "Te vamos a cortar la cabeza, querido rey, pero no es nada personal". Lo típico. Minucias que no evitaron que esta sociedad prosperara poco a poco.
Un día, sin embargo, llegó la oscuridad. Y no, no quiero decir que se fundieran los plomos de los rascacielos, o que su sol de repente muriese propiciand…

La peor de las crisis

Y nosotros que nos las prometíamos felices…

Lo escuchabas por todas partes, tanto en tu entorno como en los medios de comunicación. Éramos la generación más preparada, y la que iba a disfrutar de una mayor felicidad. Heredando un mundo cada vez mejor donde los avances tecnológicos y sociales estaban a la orden del día. Y sin embargo aquí estamos. Aceptando que, en general, viviremos peor que nuestros padres, sin saber qué pasará con nuestros hijos.
Aquí estamos, digo, en plena crisis existencial; la peor de las crisis.
Un retroceso global que se puede diseccionar en un montón de pequeñas crisis. Como la obvia, la primera en la que pensamos al oír el término en sí: la económica. El mundo aún intenta recuperarse a duras penas de la Gran Recesión de 2008, y los que sufrimos somos los de siempre. Lejos de aprovechar ese punto de inflexión para aprender de errores y corregir defectos, la riqueza está más polarizada que nunca. Vamos, que los que ya se enriquecían antes lo hace aún más ahora. Y…

Sobre fracasos e ilusiones

Lo que son las cosas.

Escribí este texto hace ya 5 años, en 2014, pero nunca me decidí a publicarlo y quedó en el cajón. He vuelto a leerlo ahora, tras una conversación entre amigos, y me he dado cuenta de que sigue estando vigente pese al paso de los años. Como si lo hubiera escrito hoy, desde cero. 

Hora de darle al botón de publicar, parece.


Todo empieza cuando aún eres un crío.

Sin nada que impida imaginarte flotando en el espacio o en un campo de fútbol de primer nivel. O desenterrando huesos de dinosaurios fabulosos en pleno desierto, como me solía ocurrir. La cuestión es que uno se ilusiona temprano, porque es fácil y se es inocente.
Después de unos años (casi) todos volvemos a la realidad, y nos empezamos a conformar con sueños un poco más modestos. Nunca llegamos a perder la esperanza del todo, claro; pero durante la adolescencia nuestras pretensiones se vuelven algo menores. Pasas el tiempo, por ejemplo, pensando en ese concierto que darás, dando a conocer esa maqueta tan buen…