Ir al contenido principal

Goodbye, UK… Adiós, sentido común…

Y que sea la política europea la que me haga volver a escribir…

Aclaración: no voy a hablar de economía, sencillamente porque no tengo ni idea. Es decir, nada de temas fiscales, comerciales o similares. Ni tampoco de asuntos legales, por la misma razón. Y eso que, según leo, todos estos aspectos son suficientes para llegar a la conclusión que la salida de Reino Unido de la Unión Europea es un error tan grande como el Big Ben. Pero no es de eso de lo que voy a escribir.

Me han entrado ganas de volver a teclear porque me duele ver cómo se resquebraja Europa. Cómo se va al garete una buena idea de cooperación y unión porque a la gente le debe de parecer cansado pensar por su cuenta, siendo mucho más fácil y cómodo dejarse engañar. Y todos sabemos que el euro tiene más sombras que luces, y que la Unión Europea en sí no es tan bonita como la pintan. Pero en el fondo de lo que hablamos es de una "idea", una "ilusión", que quiero pensar que sigue vigente. Y es justo eso lo que estamos empezando a perder ahora. Pero ojo, no con el Brexit. Este referéndum es la primera repercusión a gran escala de esos conatos de estupidez presentes desde hace tiempo en otros países como Francia, Holanda o Austria. Focos de populismo que atontan y controlan las masas, y que demasiadas veces van de la mano de la intolerancia y la xenofobia. Demagogia que se aprovecha de los peores momentos para alzarse con el poder, y dibujar una realidad lejos de la deseada.

Como si fuera la primera vez que ocurre esto en Europa, ¿verdad?

Luego está, claro, el tema de los resultados, que también tiene tela. Prácticamente un 52% a favor de la ruptura. La mayoría, nadie lo discute. ¿Pero de verdad un 52% es suficiente para seguir con el proceso? No, no voy a hablar ahora del (semejante) caso de Cataluña, ni de que la gente no tenga derecho a decidir. Faltaría más. Pero un poco de cordura, leñe. Una decisión de tal calado no puede determinarse tan a la ligera. No con un simple referéndum, donde además la opinión está dividida casi a partes iguales. Eso no es inteligente. Será democrático, pero no inteligente. Ni apropiado. ¿Cuándo nos daremos cuenta de que la democracia es tan loable como imperfecta? ¿Tan malo es reconocerlo, e intentar corregirla?

Es interesante pensar cómo todo esto se ha desencadenado, en parte, por el tema de la inmigración. En concreto, los refugiados. Personas desamparadas que buscan ayuda. ¡Solidaridad! Curiosamente uno de los idílicos pilares sobre los que se asentaba la Unión Europea en su origen. Y no sólo eso, sino que estas personas están huyendo de zonas en guerra controladas por organizaciones terroristas. Vaya, justamente los mismos enajenados cuyo principal objetivo confeso es el desmoronamiento de Europa. ¿Es acaso ésta la victoria del terror? ¿De verdad estos descerebrados han sido más listos que nosotros?

Hace unos años, cierta exitosa serie de televisión ("Perdidos", vaya) popularizó la expresión "Live together, die alone" (que no es más que una variante de la tradicional "United we stand, divided we fall"). Vamos, que o sobrevivimos juntos o iremos cayendo por nuestra cuenta, y solos. Y ante el panorama actual no paro de recordar esa frase. Reino Unido. Cataluña. El muro de Estados Unidos… Me deja estupefacto ver cómo la gente cree que todos los problemas son culpa de los demás. Que encerrarnos en nuestra concha hará nuestra vida mejor.

Y ahora a saber qué pasará. Quizás, de alguna manera, todo vuelva a su cauce normal antes de hacerse efectiva la ruptura. O puede que a Reino Unido le siga Holanda o algún que otro país centroeuropeo, acabando así definitivamente con la Unión Europea. Y todo esto con Trump, flamante nuevo presidente de los excelentísimos Estados Unidos de América, felicitando a cada país por recuperar la libertad que les habían robado. A saber. Pero lo que está claro es que, a pesar de Internet, de los smartphones/smartwatches/smarthostias y de Hollywood, el ser humano sigue siendo una especie con frágil memoria.

Y ya nos vale…

Entradas populares de este blog

Luceros en la oscuridad

Había una vez una sociedad. Imperfecta, porque todo en este universo es imperfecto. Pero bueno, funcionaba. Sus miembros, unas insignicantes criaturas que supieron explotar cierta peculiaridad suya, se dieron cuenta que las cosas se hacían mejor en grupo. Así, resultaba más eficiente cazar un bisonte, construir una choza o confabular en los mentideros. Y de esta forma pues, bueno, tiraron hacia delante. Con sus rencillas, claro. Porque, aunque insignificantes, esas criaturas tenían orgullo. Y no les hacía mucha gracia que alguien estuviese por encima de ellos, que fuese más importante. Ya sabéis, "Planta ese olivo un poco más allá, que le hace sombra a mis geranios", o "Te vamos a cortar la cabeza, querido rey, pero no es nada personal". Lo típico. Minucias que no evitaron que esta sociedad prosperara poco a poco.
Un día, sin embargo, llegó la oscuridad. Y no, no quiero decir que se fundieran los plomos de los rascacielos, o que su sol de repente muriese propiciand…

Sobre fracasos e ilusiones

Lo que son las cosas.

Escribí este texto hace ya 5 años, en 2014, pero nunca me decidí a publicarlo y quedó en el cajón. He vuelto a leerlo ahora, tras una conversación entre amigos, y me he dado cuenta de que sigue estando vigente pese al paso de los años. Como si lo hubiera escrito hoy, desde cero. 

Hora de darle al botón de publicar, parece.


Todo empieza cuando aún eres un crío.

Sin nada que impida imaginarte flotando en el espacio o en un campo de fútbol de primer nivel. O desenterrando huesos de dinosaurios fabulosos en pleno desierto, como me solía ocurrir. La cuestión es que uno se ilusiona temprano, porque es fácil y se es inocente.
Después de unos años (casi) todos volvemos a la realidad, y nos empezamos a conformar con sueños un poco más modestos. Nunca llegamos a perder la esperanza del todo, claro; pero durante la adolescencia nuestras pretensiones se vuelven algo menores. Pasas el tiempo, por ejemplo, pensando en ese concierto que darás, dando a conocer esa maqueta tan buen…

La peor de las crisis

Y nosotros que nos las prometíamos felices…

Lo escuchabas por todas partes, tanto en tu entorno como en los medios de comunicación. Éramos la generación más preparada, y la que iba a disfrutar de una mayor felicidad. Heredando un mundo cada vez mejor donde los avances tecnológicos y sociales estaban a la orden del día. Y sin embargo aquí estamos. Aceptando que, en general, viviremos peor que nuestros padres, sin saber qué pasará con nuestros hijos.
Aquí estamos, digo, en plena crisis existencial; la peor de las crisis.
Un retroceso global que se puede diseccionar en un montón de pequeñas crisis. Como la obvia, la primera en la que pensamos al oír el término en sí: la económica. El mundo aún intenta recuperarse a duras penas de la Gran Recesión de 2008, y los que sufrimos somos los de siempre. Lejos de aprovechar ese punto de inflexión para aprender de errores y corregir defectos, la riqueza está más polarizada que nunca. Vamos, que los que ya se enriquecían antes lo hace aún más ahora. Y…