miércoles, 9 de noviembre de 2011

El viento de la verdad


Acepta la gran verdad.


Detente por un segundo
e intenta reflexionar
en lo breve que es la vida;
lo poco que durará.
El no poder deleitarnos
con su alegría y complejidad
por vivir hipnotizados
en las prisas de la realidad.

Y que cuando todo acaba
nos desvanecemos sin más,
como átomos inertes
que vienen y van
llevados por el viento
de la muerte y la soledad.

Un viento implacable
que recuerda sin piedad
que todo ha terminado
y no seremos más. 

Jamás.

Sólo un simple recuerdo
que el tiempo borrará.

Acepta la verdad:
el viento nos llevará...

6 comentarios :

  1. Verás Alvaro, cuando me paro a pensar en esto que nos cuentas, me da un escalofrío por todo el cuerpo y se me erizan los pelos como a un gato.

    Me cuesta aceptar que todo sea tan breve y que la vida sea este puñado de momentos.

    Un abrazo des - demispalabrasylasvuestras.blogspot.com.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, Laura, que quizás haya usado un tono demasiado oscuro y pesimista en el texto. Pero, en el fondo (quizás muy en el fondo), lo que quiero transmitir es que lo mejor que podemos hacer es aceptarlo, ya que no podemos luchar frente a ello

    Y ése es realmente un paso difícil pero necesario para poder disfrutar de lo que tenemos, liberándonos de cualquier temor.

    Como dicen en muchas terapias: "el primer paso es aceptarlo" :)

    Muchas gracias por tu comentario.
    Un abrazo,

    Álvaro F.

    ResponderEliminar
  3. Yo prefiero no pensarlo y vivir la vida, al fin y al cabo es lo que nos queda, lo vivido. Además, si algo no tiene solución, por qué pensar en ello, si total no vamos a poder solucionarlo.

    Un beso!
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. No pude resistirme...
    Pero... cuánto dista... qué decepción... y bien sabes a lo que me refiero... ;P

    ResponderEliminar
  5. @Quejica: En realidad no es pensar en ello o intentar solucionarlo, sino aceptarlo.
    Como no tiene solución tarde o temprano nos va a preocupar, irremediablemente. Y eso, a veces, hace que no disfrutemos de lo que tenemos.

    Ése es el mensaje del texto, y que a fin de cuentas enlaza con lo que bien dices: a vivir la vida; que nadie nos quite lo vivido :)

    @Xatina:
    Jaja piensa que eso también es lo bonito del arte; las impresiones... :)

    Como siempre, gracias por comentar :D

    Álvaro F.

    ResponderEliminar