Ir al contenido principal

50 razones

Hace unos días me encontré con este artículo de Jot Down sobre 100 razones por las que la vida merece la pena, y si bien me pareció una idea interesante más aún lo fue el darme cuenta de que sólo coincidía en un par de cosas. Por ello he decidido elaborar mi propia lista, aunque más humilde (sólo 50) y centrada en momentos y sensaciones puntuales.

Así pues, y sin orden en particular…

  1. Bea.
  2. Sentir canciones como ésta. Por siempre.
  3. Escuchar el bramido del mar.
  4. Sentirte nada bajo un cielo estrellado.
  5. Ciertos paseos solitarios, inmerso en mis pensamientos.
  6. Todo lo que me queda por escribir.
  7. Inspirarme con el trabajo de los demás.
  8. Leer hasta las tantas sin darme cuenta.
  9. Lo mismo, pero con YouTube.
  10. Una siesta a la sombra de un buen árbol.
  11. Presenciar cómo evolucionaremos, qué más inventaremos.
  12. Presenciar cómo nos destruiremos.
  13. El estúpido éxtasis de ganar a juegos como el "2048".
  14. Los momentos de intimidad. Sí, también ésos.
  15. Tirarme en la cama y estirar bien las piernas tras un día demasiado largo.
  16. Una ducha relajante (ya sea fría o caliente, según la necesidad).
  17. Las parrillas familiares.
  18. Todas y cada una de esas cervezas que tomo con vosotros, amigos.
  19. Llorar de risa.
  20. Llorar de alegría.
  21. Llorar con el prólogo de "UP".
  22. Lo bien que sienta el cansancio tras el ejercicio físico.
  23. La victoria, sea en un deporte, un juego de mesa,…
  24. La inocencia de los niños.
  25. Que mis padres se sientan bien. Y orgullosos.
  26. La camaradería que tengo con mi hermano.
  27. Entender y valorar la naturaleza que nos rodea.
  28. Defender "El Principito" como lectura obligatoria.
  29. La libertad que da el poder soñar. Con lo que sea. ¡Y gratis!
  30. El vacío en el estómago cada vez que despega el avión.
  31. Viajar. Salir de la protección de mi escondite. Y conocer…
  32. Ir a Dallas, volver, y disfrutar de todo ello.
  33. Mejorar. Por mí mismo y por los demás.
  34. Cambiar el mundo de alguna forma, por poco que sea.
  35. Regar el árbol que plantaré.
  36. Compartir el libro que escribiré.
  37. Educar el hijo que tendré.
  38. Apagar la luz, cerrar los ojos y disfrutar de la música.
  39. Despertar con el frescor de la mañana, asomado a la ventana.
  40. Descubrir y aprender algo nuevo cada día. Y cuanto más difícil sea, mejor.
  41. Llenar un folio en blanco con una idea. También me vale una pizarra y un rotulador o tiza.
  42. Despertar y saber que puedo dormir un poco (mucho) más.
  43. Coger las baquetas y pretender ser un buen batería, ya sea con mis colegas o solo en casa.
  44. Intentar que los buenos recuerdos nunca queden en el olvido.
  45. Asistir a un concierto de cierto grupo. Y de ese otro. Y también de aquél.
  46. Sentir el afecto de los demás.
  47. El maravilloso, impredecible y, por más que queramos, incontrolable azar que rige nuestras vidas.
  48. Preguntarme siempre "¿por qué?", sin conformarme.
  49. Perder el miedo a la muerte.
  50. Comprender el sentido de la vida (y no, no es "42").

¡A vivir! Que son cuatro pipas…

Comentarios

  1. Es mucha lista de Dios xddd! Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Maravillosos cincuenta. Sin más. Eres una persona genial, tenlo siempre presente.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Luceros en la oscuridad

Había una vez una sociedad. Imperfecta, porque todo en este universo es imperfecto. Pero bueno, funcionaba. Sus miembros, unas insignicantes criaturas que supieron explotar cierta peculiaridad suya, se dieron cuenta que las cosas se hacían mejor en grupo. Así, resultaba más eficiente cazar un bisonte, construir una choza o confabular en los mentideros. Y de esta forma pues, bueno, tiraron hacia delante. Con sus rencillas, claro. Porque, aunque insignificantes, esas criaturas tenían orgullo. Y no les hacía mucha gracia que alguien estuviese por encima de ellos, que fuese más importante. Ya sabéis, "Planta ese olivo un poco más allá, que le hace sombra a mis geranios", o "Te vamos a cortar la cabeza, querido rey, pero no es nada personal". Lo típico. Minucias que no evitaron que esta sociedad prosperara poco a poco.
Un día, sin embargo, llegó la oscuridad. Y no, no quiero decir que se fundieran los plomos de los rascacielos, o que su sol de repente muriese propiciand…

La peor de las crisis

Y nosotros que nos las prometíamos felices…

Lo escuchabas por todas partes, tanto en tu entorno como en los medios de comunicación. Éramos la generación más preparada, y la que iba a disfrutar de una mayor felicidad. Heredando un mundo cada vez mejor donde los avances tecnológicos y sociales estaban a la orden del día. Y sin embargo aquí estamos. Aceptando que, en general, viviremos peor que nuestros padres, sin saber qué pasará con nuestros hijos.
Aquí estamos, digo, en plena crisis existencial; la peor de las crisis.
Un retroceso global que se puede diseccionar en un montón de pequeñas crisis. Como la obvia, la primera en la que pensamos al oír el término en sí: la económica. El mundo aún intenta recuperarse a duras penas de la Gran Recesión de 2008, y los que sufrimos somos los de siempre. Lejos de aprovechar ese punto de inflexión para aprender de errores y corregir defectos, la riqueza está más polarizada que nunca. Vamos, que los que ya se enriquecían antes lo hace aún más ahora. Y…

Sobre fracasos e ilusiones

Lo que son las cosas.

Escribí este texto hace ya 5 años, en 2014, pero nunca me decidí a publicarlo y quedó en el cajón. He vuelto a leerlo ahora, tras una conversación entre amigos, y me he dado cuenta de que sigue estando vigente pese al paso de los años. Como si lo hubiera escrito hoy, desde cero. 

Hora de darle al botón de publicar, parece.


Todo empieza cuando aún eres un crío.

Sin nada que impida imaginarte flotando en el espacio o en un campo de fútbol de primer nivel. O desenterrando huesos de dinosaurios fabulosos en pleno desierto, como me solía ocurrir. La cuestión es que uno se ilusiona temprano, porque es fácil y se es inocente.
Después de unos años (casi) todos volvemos a la realidad, y nos empezamos a conformar con sueños un poco más modestos. Nunca llegamos a perder la esperanza del todo, claro; pero durante la adolescencia nuestras pretensiones se vuelven algo menores. Pasas el tiempo, por ejemplo, pensando en ese concierto que darás, dando a conocer esa maqueta tan buen…